Las Guanacas: cinco días en Torres del Paine

Hola, hola!!!

En España se diría que la cabra tira al monte, pero aquí se diría… el Guanaco tira al monte!! (Y por lo tanto nosotras seríamos Guanacas!!) …llámalo “X”, pero hemos pasado cinco días inolvidables perdidas en el Parque Nacional de Torres del Paine.

La experiencia ha sido maravillosa! Los paisajes indescriptibles y aunque veais alguna que otra foto… sentimos deciros que solo podréis saborear una pequeña parte de lo que realmente se siente!!

  

Nos dispusimos a hacer el circuito de la Doble B (…o W). Este comienza en el Glaciar Grey (que está en el lago Grey (Gris), me supongo que lo llamaran así porque el agua era de ese color…).Y aquí nos separamos en dos grupos. Uno el de las rubias y aguerridas montañeras que subieron una caminata de 8 horas hasta llegar al refugio Grey y otro el de las morenas que prefirieron un paseo en catamarán que te acercaba tanto al glaciar que podias tocar el mismo hielo!! (y además te “invitaban” a un Pisco Sour, la bebida típica chilena, servido con hielo del glaciar!!). Fue una experiencia emocionante, ver las grietas, el color azul (licor del polo…), sentir el frio… brrrr!!!

 Al atardecer, nos juntamos las rubias y las morenas en el Refugio (unas más cansadas que otras…), pero todas bien felices y contentas! Éramos las cinco únicas huéspedes así que nos metimos hasta la cocina (literal) para hacer algo de cena y pronto al sobre, porque al día siguiente nos esperaba una buena caminata!! La verdad es que por la noche hacía frío, pero las mantas térmicas que nos regaló Carmen en el dia de su cumpleaños, nos salvaron del frio polar!!

  En la segunda jornada anduvimos un buen rato… (9 horas las rubias, y 10 y media las morenas…) con apenas descansos! Pasamos por el sector oeste del parque, quemado y calcinado porque el pasado noviembre un turista israelita decidió quemar el papel higiénico en lugar de dejarlo escondido y… fuuuummm!!! aquello prendió fuego e hizo desaparecer el papel y medio parque… una pena verlo, pero aún con todo tenía encanto.

Y la recompensa fue ver el glaciar del francés, en el mismo Paine Grande, y enfrentado a los cuernos del Paine un valle precioso!!

 

El tercer día fue más light, una pequeña caminata de 6 horas hasta llegar al refugio de la base de las torres. Caminamos bordeando el lago Nordsjold, de un color azul intenso que te atrapaba. Ya estabamos relajadas y tranquilas teníamos tiempo de sobra…

El cuarto día…. el cuarto día fue muy especial!! era el 26 de septiembre!! el día del cumpleaños de Cris la Rubia y tuvimos la suerte de subir a la base de las torres del Paine: tres bloques de granito con formas muy curiosas y a sus pies un lago helado (… nos costó un poco subir allí aquellos pedrolos, pero la Cris se lo merecía!! 🙂 )  La subida fue de aupa también… pero de nuevo, la naturaleza nos sorprendió!!

Después, algo cansadas, llegamos al refugio de las Torres y mientras la Cris se regalaba un masaje merecido… el resto, con la ayuda inestimable del equipo del refugio, le preparamos una fiesta de cumpleaños sin igual: Carteles, guirnaldas, serpentinas, matasuegras antifaces y… mucha gente buena!! Así que cuando llegó al refugio….  SORPRESAAAAAA!!!  fuuuuuuufuuuuuuuuuuuuuuuuu… fiestaaaaaaaaaaaa!!!

Y eso, junto con el Pisco Sour cortesía del Refugio, se convirtió en una fiesta improvisada!! (No faltó el Electro-latino, ni la Cueca!!!). (Gracias Eduardo, Cota y a todos los que nos ayudasteis!!).

 

 Y así acabó otro día maravilloso en las torres del Paine, y el circuito de la Doble B (W)!!

http://lasenchiladas.blogspot.com/2012/09/undecimo-dia.html

Santiago en 3 días

Acá encontrarás una recomendación sobre qué hacer en esta ciudad y sobre los principales highlights de la capital de Chile

Para 3 días en Santiago, nosotros sugerimos el siguiente itinerario:

Día 1

  1. Plaza de Armas
  2. Mercado Central
  3. La Moneda

Día 2

  1. Cerro Santa Lucía
  2. Feria Artesanal Santa Lucía
  3. Barrio Lastarria

Día 3

  1. La Chascona
  2. Cerro San Cristobal
  3. Bellavista

Mochilear Liviano

before packing backpack

photo from Flickr by: Vinni123

 

A la hora de partir de viaje y tener que elegir qué llevar, muchas veces nos queda la duda si lo que hemos empacado es suficiente y si no vamos a olvidar algo sumamente importante. Es natural imaginarse en todo tipo de situaciones, y más cuando uno decide viajar durante varios meses, lo que trae como consecuencia querer llevar varias prendas de ropa y otros anexos “por si acaso”.Sin embargo, luego de un viaje largo, uno se da cuenta que finalmente lo que ocupó fue tan solo una parte de lo que originalmente tuvo que cargar durante todo ese tiempo. Es así como el no saber bien qué llevar nos afecta durante todo el viaje, ya sea por peso que debemos acarrea a costa de dolores en nuestras espaldas o bien por volumen lo que se torna incómodo al estar cambiando constantemente de hostales o destinos y usar distintos medios de transportes (buses, aviones, caminatas, etc.).

Seamos honestos, la misma ropa la podemos lavar una y otra vez y la gente a la que vemos constantemente son las personas con las que viajamos por lo que hay suficiente confianza para que nos vean con la misma ropa de manera seguida y más aún la otra gente que conocemos circunstancialmente en general no la volvemos a ver.

Por eso, la principal regla es saber que todo lo que empaquemos lo vamos a tener que cargar durante todos esos meses, que todo suma tanto para el peso como para el volumen, y es necesario preguntarse para cada cosa, ¿es esencial llevarlo?¿qué tanto lo voy a ocupar? 

En un futuro post les contaremos qué cosas consideramos básicas.